Otro

Experimenté cuánto contaba un buen bebé


Los días que pasó en el hospital tienen un profundo efecto en los primeros meses de la bebé mamá. Un buen bebé puede ayudar fácilmente con la angustia, y un bebé malo puede profundizarse aún más en un estado de inseguridad.

Experimenté cuánto contaba un buen bebéUnas pocas horas de parto y un par de días en el hospital, especialmente para una madre y su hijo, especialmente cuando experimenta por primera vez el proceso de elegir una madre. Hormonas furiosas, millones de solicitudes y una niña que depende completamente de ti. El equipo de bebés y bebés se dedica a apoyar esta situación y al cuidado adecuado de los bebés en los hospitales. Sí, pero ¿y si un hombre es una niña en esto? en una posición de servicio ¿No obtienes la ayuda que necesitas, incluso entras en rechazo y te quedas solo? Mi primer parto fue una condición negativa, que resultó en que mi hospital estaba completamente exhausto, lisiado e incapaz de alimentar a mi hijo. Entre otras cosas, el trauma del parto, las complicaciones de mi bebé nacido a través de complicaciones y la preocupación constante y busto empático para el personal del hospital No creo que haya un bebé tan malo, ya que cualquiera que elija esta profesión es consciente de cuán sensibles son para ayudar y cuán noble es una persona para apoyar su trabajo. Desafortunadamente, sin embargo, malas condiciones de trabajo: exceso de trabajo, salarios inadecuados, etc. - muchas gracias muchas veces la pasión por la tarea se queda sin tiempoy olvida el papel importante que juegan en la vida de una nueva madre. Una enfermera bebé enseña, soporte, borthor, no piel, y a menudo arrojado con un buen poin o una sonrisa sincera cuando uno siente que está haciendo todo mal y no está en condiciones de mantener a un bebé en la mano que lo mantiene vivo. Por otro lado, si un bebé es un bebé, entonces tres o más bebés llorarán sin llorar en sus manos, porque, cito, criará más bebés que bebés. que a veces alguien venía a mí (estaba en una habitación de cama) para poder preguntarle a un compañero de trabajo sobre cosas que no tenía idea en ese momento. Como había leído en vano una docena de libros sobre el embarazo, el parto y el cuidado del bebé, estaba sentada en la cama con mi bebé llorando todo el tiempo, sin tener un estómago morado claro. Traté de alimentarme, pero no tuve éxito, cambié los pañales, pero nunca fue un problema. Lo sacudí, lo canté, pero no pude calmarlo. Cuando el bebé se despertaba por la mañana, debido a sus dificultades para respirar debido a sus complicaciones con el parto, constantemente olvidaba respirar, y siempre tenía que despertarse un poco y no dormía ni un minuto. Grité al costado del pequeño coche gruñón y vi cómo el pecho de mi pequeño niño subía y bajaba a un ritmo adecuado. prueba - información. Incluso si me resultaba difícil arrastrarme a la habitación cavernosa con mis peticiones, o con mis pechos bobos, tenía una mirada asqueada y un bebé y un bebé para amamantar. Luego las drogas volvieron con su caviar y continuaron el episodio de la telenovela en el año, así que pasó el día en que lo compré. ¿Llegaste después de tu visita de la mañana, sonriendo, preguntando si todo estaba bien? Pero al final de la oración, vio que no tenía nada de malo. Tomó al bebé para llevarlo al baño y, en el medio, me ordenó que me duchara y durmiera un poco. El "baño" de 15 minutos en esta ocasión excepcional me llevó mucho tiempo, y me recuperé con éxito y descansé por un tiempo. Cuando el bebé sonriente finalmente regresó con su bebé perfectamente hinchado y tranquilamente sonriente, también tuvo tiempo de visualizar la situación de la lactancia materna, muéstrame la técnica correcta Y asegúreme que, aunque la foto es un poco vacilante, no será un problema. Me mostró cómo usar el seno, cómo cambiar pañales y sacar el polvo, y me aseguró que todo estaba bien y me aseguró el apoyo. Estaba tan agradecido con él como siempre. Entonces, con la ayuda de mi ayuda, tuve al menos algunas dudas sobre mi tarea, y había dominado con éxito algunos de los conceptos básicos para mantener a la pequeña criatura susurrando en mi cama. Por la noche, también me había comprado un reloj. Cuando entró con su uniforme blanco, con las manos en las manos, debido a que anoche la pareja no pudo estar con nosotros, pude relajarme un poco. Pero hasta el día de hoy es puro corazón. Lo siento por el, porque todo lo útil y positivo, lo que aprendí y recibí durante mi estadía en el hospital, proviene de él.
  • ¿A quién debemos escuchar? - Lactancia materna en los hospitales.
  • 12 cosas que solo los padres recién nacidos pueden hacer
  • 7 cosas sobre la moneda posparto de las que nadie habla